Flamenquines con durian: dos personas y un destino

El miedo es la señal de alarma de que algo no funciona bien en tu entorno más cercano. Casi cualquier vertebrado superior es capaz de experimentarlo, y es una efectiva estrategia defensiva puesto que se ha mantenido a lo largo de la evolución casi sin cambios, incluida nuestra especie. Una descarga eléctrica, un pellizco a nuestro sistema nervioso, un pistoletazo de salida de nuestro metabolismo, todos nuestros músculos se crispan: preparados para lo peor, el vórtice inexpugnable que se arroja ante nuestros pies. La incertidumbre nos aterra, lo nuevo nos angustia, nos produce un pánico irracional que solo puede apaciguar el contacto con lo familiar, lo cotidiano, lo que nuestra mirada ha asimilado regularmente con anterioridad.

¿Es posible que alguien no haya sentido miedo alguna vez? posiblemente cientos, miles de ellas, la mayoría seguramente, se hallan ocultas en el fondo taciturno de nuestra inconsciencia. Pero oye, aqui seguimos, vivitos y coleando, porque realmente este timbrazo a nuestro sentido común, esta petición de ayuda multisensorial funciona, y bastante bien por cierto; el miedo nos hace reaccionar, aprender de los errores, sorprendernos de nuestra fortaleza mental y física, nos hace cooperar entre nosotros o descubrir quien se oculta tras la amarga cáscara de la indolencia supina. Total, que no hay porque tener miedo del miedo, valga la redundancia.

Miedo a estar sólo. Uf! aqui vienen curvas, y bien gordas: a diferentes escalas y contextos espacio-temporales todos hemos sentido el restañido hueco de la soledad. Un cóctel explosivo no por ello menos demandado: ponga usted un chorreón de ansia vital, un par de decilitros de institivo deseo animal de formar pareja y perpetuarse, añádale una buena porción del dolor atávico que produce la pérdida, aliñese con un poquito de devenir azaroso incontrolable, un lingotazo de necesidad de vivir en sociedad y unas gotitas de angustia existencial…agítese y sírvase bien frío, en vaso largo y estrecho, para poder degustarlo como tamaño trago se merece.

Porque la Soledad, queridos, es como el alcohol: una copa puede llegar a ser beneficiosa; dos copas te desinhiben, sientes como tu ego se va desnudando peligrosamente y uno comienza a creer demasiado en si mismo; pero una noche de borrachera te intoxica, arrasa completamente contigo y te descabella con una densa y miserable resaca que te hace perjurar que nunca jamás de los jamases volverás, ni siquiera a desear, estar sólo.

Hasta que vuelves a caer.

Sin embargo, emulando a los buenos bebedores, uno aprende tras cada borrachera, y con lenta y pertinaz constancia, llegamos a ser capaces de calibrar con cierta certeza la cantidad de soledad que cada uno es capaz de soportar, alcanzando al fin el santo grial que redime nuestros pecados, el dintel del abismo que es mejor no atravesar.

Y mira tú por donde que aquí nos teneis, dos corredores de fondo, dos avezados cazadores de tugurios, pasados los 30 (experiencia demostrada allende los bares), adentrándonos de lleno en el miedo que mas atormenta a un ser humano. Pero tranquilos, que nos hemos blindado bien, si señor. Empezamos una nueva vida, un nuevo reto se abre ante nosotros, un crisol de horizontes que ni siquiera somos capaces de escudriñar en estos instantes. Pero no estamos sólos: Nos tenemos el uno al otro. Irreductibles como los galos, andaluces en busca de una ilusión, una dignidad y un futuro que aquí se nos niega.

Y os tenemos a vosotros. En nuestra mente, en nuestras entrañas, en nuestro recuerdo más recondito…

He aquí el germen, el alpha y el omega, el fin último que nos impulsa a crear este blog: nuevas tecnologías como bálsamo para combatir el miedo, para sentiros más cerca, aunque sea con el dulce ronroneo hipnótico de lo virtual.

Flamenquines con durian: Bienvenidos y hasta pronto.

Miguel y Lucia

 

Anuncios

7 Respuestas a “Flamenquines con durian: dos personas y un destino

  1. Suerte y a reirse del miedo!! Estando los dos juntos, nada os va a parar. 1besazo y buen viaje

  2. Miedo de ti!!! como escribes jodío!!! Este creo que va a ser mi libros de aventuras de la temporada! un beso grande y a disfrutar!!!
    Pon un flamenquín en tu vida!!!

  3. Curiosamente ayer publiqué algo sobe e miedo…ni puñetera idea de que esta entrada iba sobre eso mismo…simpáticas coincidencias/casualidades. Me ha encantado lo que he leído, básicamente me dais sana envidia…por todo lo que vais a vivir…os intento dejar por aquí lo que comenté ayer y me alegra ver…que hay gente grande y valiente que trata al miedo como se merece: a vuestro favor!!!

  4. Miedo…miedo a sentir y a la indiferencia, a no enterarnos y a saber demasiado. .miedo a llegar tarde o demasiado pronto…miedo a encontrarnos, y a perdernos…a juzgar y ser juzgados, a opinar, a callarnos eso tan importante, a parar a tiempo, a no terminar bien, a empezar..a elegir un camino, una actitud, una ocupación, un sitio…miedo a mirar adentro y ver lo que quiera que nos aguarde más alla de la superficie conocida…a decir la verdad, a que nos mientan, a que nos dañen..a no ser perdonados.. miedo al cambio, a la patada en la puerta, al aprendizaje, al “hasta aquí”…miedo a irse lejos, demasiado lejos de lo cotidiano…miedo a no moverse nunca del mismo lugar.. miedo a lo desconocido y a no conocer nada màs…El miedo es el verdadero indicador de direcciones en el trayecto..te tienta, te provoca, te propone o te reta..el miedo es la sensación que hace que aquello por lo que luchamos tenga verdadero sentido…es el impulso a la salida…es la señal inequívoca de estar vivo y no simplemente ‘viviendo”…una vez oi “gracias por el miedo…porque por primera vez, tengo miedo de que quien tengo a mi lado quiera marcharse…” El miedo es el sonido que acompaña a las cosas que de verdad nos importan..para muchos es excusa de bloqueo, estancamiento, falsedad, acomodación y cobardía…porque no han entendido esto: miedo siente quien sabe que està a punto de hacer algo que puede cambiar su vida, y lo hace:)

  5. Ánimo pareja! Gracias por considerarnos a quien no pertenecemos a ninguna red social!! Os seguiré por aquí encantado y con mucha intriga, je! Mucho ánimo y atended a vuestro miedo y vuestro instinto, que mirad que lejos os ha llevado ya! May the force be with you!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s