Kuching, un gato insólito

Vivir en una ciudad estado localizada en una isla de extensión reducida es un combo que te obliga cada cierto tiempo a salir y estimularte con otras experiencias y paisajes si no quieres morir de aburrimiento.

No estoy diciendo que Singapur no albergue atractivos, pero es indispensable salir a respirar aire fresco de vez en cuando. Eso o corres el riesgo de acabar hasta el mismo gorro de la ciudad. O sea, Madrid es estupenda ¿No? Pues ahora fantasead con la idea de que fuera un país independiente. Llena de encanto, con miles de actividades, eventos y todo tipo de ocio, pero independiente. Después de 6 meses encerrados en la “Inagotable Madridlandia” daríais lo que fuera por poder coger el coche o el tren un fin de semana, cambiar de paisaje y visitar Toledo, Ávila o la sierra de Madrid. Incluso aunque eso supusiera sufrir toda la parafernalia que acompaña a las aduanas y bordes fronterizos.

Así que, a modo de píldoras contra el hastío, esa enfermedad que no mata pero merma, una gran mayoría de locales y residentes temporales dedica una parte importante de su tiempo a investigar y reunir información sobre destinos atractivos, que deberán ser administrados religiosamente una vez cada tres o cuatro meses.

Afortunadamente, la gama de lugares que visitar alrededor de Singapur para una escapada de fin de semana o un long weekend (puente de 3 o 4 días) es enorme y muy atractiva. Especialmente para aquellos que venimos de regiones templadas y no estamos acostumbrados al tropicalismo y la cultura asiática.
Sin embargo, y aun a riesgo de sonar pretencioso, cuando uno lleva ya una temporadita por aquí se le empiezan a agotar las cartas del mazo y comienza a buscar algo distinto. Lugares algo menos trillados, que no te supongan un desembolso excesivo ni impliquen escalas complicadas y un número excesivo de horas de vuelo.

Para esto el boca a boca funciona de maravilla. La temática viajera es una de las más socorridas en las frecuentes conversaciones banales de la comunidad migrante de Singapur. En bares, restaurantes, reuniones de padres, cumpleaños y barbacoas la gente se intercambia los últimos descubrimientos turísticos como si fueran cromos. Si nos preguntan, nosotros siempre nos guardamos dos o tres ases en la manga que sabemos no son extremadamente conocidos y que suelen satisfacer las tres B (Bueno, Bonito y Barato) además de las dos A (Accesible y Apto para todas las edades). Y tenemos que decir sin sombra de duda, que una de las joyas de nuestra corona es la ciudad de Kuching y sus alrededores.

Hay quién afirma que el nombre de la ciudad procede de la palabra Kucing, que significa gato en malayo. No está claro que esa sea su verdadera etimología pero al amparo de este señuelo turístico han florecido estatuas y monumentos gatunos por doquier, así como regalos y recuerdos de dudoso gusto y estética. Influido por su fama felina, la atmósfera de Kuching hace honor a su nombre: parece somnolienta y ajena a todo, pero una vez que la descubres te das cuenta de toda su fuerza y originalidad.

 

CUCHA LOS GATICOS!

 

Es la actual capital de Sarawak, una de las dos regiones que componen el Borneo Malayo. Sarawak perteneció al Sultanato de Brunei durante 200 años, pero hete aquí que un hombre de negocios inglés llamado James Brooke acabo gobernando la zona por una serie de carambolas históricas que el destino siempre pone en bandeja para dejar claro que el azar sigue mandando, y mucho, a pesar de la ilusión de control de nuestra civilización.

Nuestro aventurero llegó a Kuching en el momento justo en que la región se alzaba contra el Sultán de Brunei, ofreciendo ayuda a ambos bandos en un doble juego arriesgado que terminó con James siendo aclamado por los locales y nombrado Rajá de Sarawak en 1842. A partir de ahí parece que fue un hombre con buen juicio y gran capacidad gestora: reformó la administración, codificó y estandarizó las leyes y luchó contra la piratería y la delicuencia. La posteriormente llamada Dinastía de los Rajás Blancos (compuesta de James Brooke y sus descendientes) gobernó la región hasta 1941, cuando los japoneses la invadieron. El aspecto actual de la ciudad se basa en el esquema urbanístico que esta singular dinastia implementó durante su mandato. Una mezcla entre colonialismo tardío y arquitectura islámica que asombrosamente casa muy bien con el entorno exuberante y perezoso de las orillas del río Sarawak.

 

ORILLA DE KUCHING CITY, AUNQUE NO LO PAREZCA!

 

Lo primero que debemos responder es Por qué nos gusta tanto Kuching. Ciertamente el equilibrio entre los múltiples atractivos que contiene y el hecho de no ser un destino muy conocido es su principal baza. Es una ciudad que le baila el agua a cualquiera que la visite. Permite a los viajeros despojarse de su etiqueta eterna de turistas y ofrece un montón de posibilidades a aquellos que buscan vacaciones focalizadas en una temática concreta.

_Gastronomía mestiza

Estrella rutilante de Asia, la oferta gastronómica de Kuching bebe del origen multicultural de sus habitantes. Se cuenta que el famoso chef Anthony Bourdain vino a la ciudad casi de casualidad y quedó tan impresionado que repitió su visita meses después. Chinos de distintas etnias, malayos y tribus locales como los Iban o los Bidayu componen un crisol que ejercen una personalidad única a los platos de Sarawak. A esto se le añade una materia prima de bastante calidad. Pescado y marisco frescos, frutas y vegetales tropicales y algunas exquisiteces de la cercana jungla como los paku ikan (brotes de helecho que se fríen con ajo y guindilla) o el tengayen (un tipo de espinaca salvaje). El arroz o los tallarines son la base de muchos platos, al igual que la tapioca, con la que se hacen ricos dulces y sopas. Nuestros favoritos sin duda son la Laksa de Sarawak, las Terung Dayak y de postre un buen trozo de Kek Lapis Sarawak.

 

ESTE SEÑOR PREPARA UNAS DELICIAS QUE SON PARA PONERLE UN PISO EN EL CENTRO DE MADRID

 

La Laksa, de la que ya hemos hablado largo y tendido en este blog, es una sopa de vegetales, carne y/o mariscos cuya base suele una pasta picante y un medio líquido con leche de coco (lemak) o tamarindo (assam). La laksa de Sarawak se caracteriza por usar tanto tamarindo como coco. El resultado no puede ser más adictivo. La untuosidad suculenta de la leche de coco se mezcla perfectamente con el sabor punzante y agrio del tamarindo. Acompañan a esta maravilla culinaria gambas, pollo deshilachado y fideos finos. Es muy típico tomarla en el desayuno, así que superad vuestros prejuicios e imitad a los locales!

 

IMG_4369

LAKSA DE SARAWAK, MANJAR DE DIOSES

 

¿Dónde comer laksa de Sarawak en Kuching? Sin duda los puestos y cafeterías regentados por chinos son el sitio al que acudir. Nosotros probamos varios y nos recomendaron otros tantos. Nuestro preferido fue Choon Hui Café en Jalan Back Hock. Os aseguramos que si probáis un bol de su laksa vais a querer repetir al día siguiente. Otro lugar muy popular es Poh Lam Laksa, al lado del Nova Hotel. No puedes irte de Kuching sin probar esta especialidad.

Terung Dayak es como se denomina a un tipo especial de berenjena de forma redonda y atractivo color amarillo. Tiene un sabor parecido a la berenjena de toda la vida pero algo más agrio. Los Dayak, una de las tribus Iban de Borneo lo usan mucho para distintas confecciones y junto con el Sambal Serai (un tipo de guarnición hecha de limoncillo y gambas secas que acompaña al arroz blanco hervido) es una de los emblemas de la gastronomía Iban.

 

Imagen relacionada

PLANTA DE TERUNG DAYAK CON FRUTOS (Solanum ferox) Fuente: Pinterest

 

Cerramos el trío étnico culinario con un dulce malayo. Los kek lapis son pasteles en capas multicolores de una gama de sabores inimaginable. Solían ofrecerse en ocasiones especiales (festividades religiosas o eventos familiares) pero hoy en día su consumo se ha generalizado. En el kek lapis la combinación de colores y formas de las capas es igual de importante que su sabor. La base es mantequilla o aceite vegetal, huevos y leche. Las distintas capas se pegan unas a otras mediante confitura o mermelada. Las mejores pastelerías donde encontrar este dulce típico se encuentran al norte de Kuching, en los Kampongs (villas) que se extienden a lo largo de la orilla. Los más famosos son Mira Cake House y Kek Lapis Dayang Salhah, ambos en el barrio de Kampung Boyan, que ya de por si merece por sí solo una visita. Tienen mesas con degustaciones gratis que permiten seleccionar tu kek lapis entre la innumerable variedad que ofrecen.

 

c2b32c041b8140f0719cdefc0ff7f5a3

SURTIDO DE KEK LAPIS QUE HARÍA SALIVAR AL UNICORNIO MULTICOLOR DE ´PEQUEÑO PONY´. A PESAR DEL ASPECTO LISÉRGICO OS PODEMOS ASEGURAR QUE ESTÁ MUY BUENO. Fuente: Pinterest

 

No podemos terminar este paseo gastronómico sin hablar del TopSpot, posiblemente el edificio más visitado de todo Kuching! Un inmenso mercado situado en la azotea de un aparcamiento donde puedes comer pescado fresco y marisco a precios más que razonables. La variedad es descomunal y las preparaciones también. El proceso es sencillo: uno se acerca al puesto que más le llame la atención, elige personalmente el pescado, regatea un poco el precio y elige la forma de cocinarlo. Además de productos del mar aquí también podéis probar otros platos típicos de la zona como los brotes de helecho, la tortilla de ostras o el pollo especiado cocinado dentro de caña de bambú.

 

_Un paseo por la urbe gatuna

Kuching es una ciudad para ser recorrida con tiempo. Hay que estar dispuesto a paladearla con la firme intención de ir improvisando cuando el itinerario así lo demande. No destaca por ningún monumento particular o museo, pero hay cantidad de puntos de interés que merece la pena enlazar a lo largo de nuestra ruta. Lo mejor es empezar bien temprano porque estamos en pleno ecuador y durante las horas centrales del día el calor es agotador.

La orilla norte es ideal para conocer los Kampung malayos tradicionales. Se puede llegar fácilmente desde la orilla sur en alguna de las decenas de embarcaciones tradicionales con forma de cigarro habano que continuamente hacen el trayecto desde los muelles del centro de la ciudad. Estos barrios están formados mayormente por callejuelas peatonales con casas pintadas de hermosos colores. La vida de los kampungs transcurre al ritmo de otros tiempos. Todo aquí respira un aire de comunidad y apoyo mutuo, y no faltará la oportunidad de interaccionar con los locales y su irresistible curiosidad por todo lo que suene a occidental.

 

IMG_4501

LOS KAMPONGS, UN POQUITO DE RURALISMO TROPICAL

 

Dejando los pintorescos kampungs, hacia el oeste nos encontramos con un par de edificios de la época de los rajás blancos. Uno es el Fuerte Margarita, construido para repeler los ataques de piratas y que hoy en día alberga una exposición la historia de la dinastía Brooke. Posee un estilo que asemeja a los castillos ingleses, y llama mucho la atención por su singularidad de campiña británica en medio de un exuberante entorno tropical. Un poco más hacia el oeste encontramos el Astana, construido también por la dinastía Brooke en 1870 y que hoy alberga la residencia del gobernador de Sarawak. En medio encontramos el llamativo edificio de la Asamblea Legislativa de Sarawak, inaugurado en 2009. Su gigantesca cubierta que asemeja a una sombrilla lo ha convertido rápidamente en uno de los iconos de la ciudad.

 

IMG_4513

FUERTE MARGARITA, CASTILLITO EUROPEO EN MITAD DE LA SELVA SIN VENIR A CUENTO

 

Desde aquí podemos tomar otra embarcación que nos deje en la orilla sur. Justo enfrente se encuentra el antiguo edificio del Gobierno de Sarawak y a pocos pasos hay un mercado al aire libre donde uno puede perderse durante un buen rato y degustar algunas de las exquisiteces que nombrábamos anteriormente. Desde el mercado podemos dar un paseo a la mezquita de la ciudad y también recorrer las calles de alrededor, como Gambir Street, con numerosos edificios coloniales. Para los noctámbulos, la zona de bares de Jalan Padungan es el sitio idóneo donde entablar conversación con los locales mientras se degusta un tuak (vino de arroz dayak) o una cerveza Tiger bien fresquita.

 

_Selva y algo más

Si por algo destaca Borneo es por su naturaleza y biodiversidad. Sarawak por desgracia posee una de las tasas de deforestación más altas de todo el planeta, debido principalmente al cultivo de palma de aceite y la explotación maderera. No es por tanto mala idea visitar algunas reservas y parques nacionales donde conocer la fauna y flora local y así concienciarse de las maravillas que alberga esta isla, que podrían desaparecer para siempre debido a la  imparable destrucción del patrimonio natural que está sufriendo Indonesia. A un tiro de piedra de Kuching se encuentran dos de ellas, el Parque Nacional de Bako y la península de Santubong.

 

IMG_4444

ESTOS ADORABLES ANIMALILLOS TIENEN EL MISMO DERECHO QUE TÚ A VIVIR EN ESTE PLANETA.

 

Bako y sus narigudos habitantes

El parque nacional de Bako supone una oportunidad única y la más accesible de toda Malasia para conocer el ecosistema de manglares y selva tropical de tierras bajas del sudeste asiático. Está a menos de 40 kilómetros de Kuching y el recorrido que hay que hacer para llegar allí, con travesía incluida por un río infestado de cocodrilos, ya merece de por si el viaje. Excelentemente conservado, posee multitud de senderos que se adentran en la selva o recorren los acantilados de arenisca y ecosistemas litorales de la costa.

 

IMG_4487

UNA DE LAS RUTAS MÁS FAMOSAS, QUE TERMINA AL PIE DE UN ACANTALIDO COSTERO

 

IMG_4441

LA ENTRADA AL PARQUE SE HACE EN UNA EMBARCACIÓN QUE ATRAVIESA UNOS MANGLARES IMPRESIONANTES

 

La biodiversidad de este parque apabulla y es un lugar perfecto para el avistamiento de fauna y flora. Plantas carnívoras de jarra, orquídeas, cientos de especies de aves, reptiles, mamíferos y, por supuesto, la estrella del parque: el Nasico o Mono Narigudo de Borneo, una especie endémica de Borneo cuyos machos poseen un rostro y apéndice nasal hinchado que los hace parecer una caricatura en movimiento. En Bako tienen uno de sus enclaves mejor conservados. También hay playas de extensos arenales, aunque hay que ser precavidos: suele haber medusas y en las desembocaduras de ríos y manglares patrullan, con frecuencia, cocodrilos.

 

IMG_4475

HORMIGA A PUNTO DE DAR POR TERMINADA SU CORTA EXISTENCIA

 

IMG_4498

PLANTAS CARNIVORAS DE JARRA

 

IMG_4451

SIMPÁTICA VÍBORA VERDE MÁS DIFICIL DE VER QUE UN BILLETE DE 100 EUROS A FIN DE MES.

 

Santubong y el Rainforest Festival

Una península en forma de dedo que se extiende a lo largo de 10 km. Sus mayores atractivos son playas como la de Damai, una selva tropical primaria muy bien conservada y la emblemática Sarawak Cultural Village. Se pueden hacer rutas de senderismo por la zona y explorar algunos primitivos petroglifos y grabados en la roca que se encuentran en lo más profundo de la jungla.

 

IMG_4405

ARENALES DE LA PLAYA DE DAMAI

 

La Sarawak Cultural Village es uno de los museos vivientes más interesantes de Asia. Es un recinto que se distribuye en torno a varias construcciones que representan a cada una de las principales etnias de Sarawak. Muchas de ellas son longhouses, o casas comunales en las que varias familias compartían techo y vida cotidiana. Realizan visitas guiadas que incluyen actuaciones de danzas y cantos tradicionales.

 

IMG_4379

SARAWAK CULTURAL VILLAGE

 

Es especialmente llamativa la casa tradicional de los Orang Ulu, ideada para durar varias generaciones y construida enteramente en madera del árbol de hierro de Borneo sobre inmensos pilotes que se alzan varios metros sobre la superficie del suelo. El árbol de hierro de Borneo (Eusideroxylon zwageri) se considera una de las maderas mas resistentes del mundo y por desgracia, al igual que ocurre con las tradiciones Orang Ulu, están en peligro de extinción por la tala excesiva y la deforestación. Así que iniciativas como la Sarawak Cultural Village son de agradecer para que turistas y población local conozcan y aprecien la cultura y tradiciones de esta esquina del mundo.

 

IMG_4380

CASA COMUNAL DE LOS ORANG ASLI, SUSTENTADA SOBRE LARGOS PILARES DE MADERA

 

La Sarawak cultural Village es también famosa por albergar anualmente unos de los festivales de World Music más importantes del mundo, el Rainforest World Music Festival. Durante el mes de Julio y Agosto miles de personas venidas de los cuatro puntos cardinales del globo se reúnen durante tres días para festejar su pasión por la música.

 

IMG_4386

 

Este festival lo tiene todo para triunfar: el recinto es increíble, rodeado de casas tradicionales, selva y playa. La afluencia de publico es abundante sin ser agobiante, por lo que puedes moverte libremente de escenario en escenario, al baño, a tomar una  cerveza o a comer sin aguantar colas interminables. La mezcla de gente que acude al festival es de lo más variopinta y eso hace que el ambiente que se respira sea inmejorable: locales que se mezclan con mochileros, familias con hijos o hippies con varias décadas a sus espaldas.

 

RWMF2017-Day-1-Concert-2

Fuente: Rainforest World Music Festival

 

El programa suele ser de una calidad indiscutible e incluye grupos de música tradicional de los cuatro puntos cardinales del globo. Como muestra, el año que acudimos nosotros, en la edición de 2015, hubo actuaciones de grupos y solistas de Maldivas, Georgia, Mongolia, Indonesia, México, Túnez, Escocia e incluso un grupo folclórico del País Vasco tocando la Txalaparta! La edición de 2018 se celebra del 13 al 15 de Julio y de verdad os recomendamos encarecidamente que si teneis planificado viajar por la zona el año que viene incluyais este festival en vuestro itinerarios. No os arrepentereis!

 

IMG_4415

Dandarvaanchig Enkhjargal (Epi), De Mongolia. UNO DE LOS CONCIERTOS MÁS ALUCINANTES A LOS QUE HE ASISTIDO EN MI VIDA. SI NO ME CREEIS BUSCAD A ESTE PORTENTO DE LA NATURALEZA EN YOUTUBE.

 

Aquí teneis pues un destino semi-desconocido que aporta mucho más de lo que parece a primera vista. Ya podéis entender porque Kuching es una de nuestras ciudades preferidas del sudeste asiático y a la que no nos importaría volver en cualquier momento. Es también un ejemplo perfecto de que para disfrutar de la esencia del sudeste asiático en todo su esplendor no hace falta recurrir a los típicos destinos por todos conocidos.

¿A que esperas para dar el salto?

Saludos y maullidos Flamencos!

 

Texto: Miguel A. Calero

Fotografías: Lucía Manresa, Miguel A. Calero y Rafael Pablo Gómez

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Kuching, un gato insólito

  1. La ciudad tiene algo especial, no se si son los verdes que surjen entre las calles, la sensación de tener algo de espacio entre tanta congestión en las ciudades del Sudeste Asiático, o que se respira tranquilidad a la vez que hay ambientillo… pero si, voto por Kuching!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s