50 símbolos de Singapur. Parte II

Seguimos con la segunda parte de la lista de los 50 símbolos que creemos mejor representan a Singapur. Puedes leer la primera parte pinchando aquí.

26. Religión

Templo del diente de Buda, Chinatown

Un componente cultural de suma importancia para sus habitantes. En general cada etnia suele estar asociada a unos cultos concretos (Budismo, Taoísmo y Cristianismo para los chinos, Hinduismo para los indios, Islam para malayos y en menor medida indios), y al igual que ocurre en otros países profundamente creyentes, la religión funciona a modo de aglutinante, impregnando cada uno de los intersticios de esta sociedad. No es extraño que compañeros de trabajo o conocidos te pregunten sobre la religión que profesas o a que iglesia vas los domingos, y aunque el porcentaje aumenta cada década, el número de ciudadanos que se consideran a sí mismos no creyentes o ateos sigue siendo relativamente bajo (17%, aunque este número mete en el mismo saco a ateos, teístas o agnósticos). Los barrocos y multicolores templos hindúes compartiendo el mismo espacio con mezquitas, minaretes de azulejos o templos budistas en oro, rojo y negro son una de las imágenes más potentes a las que recurrir cuando se menciona la convivencia entre las distintas culturas que componen esta nación. El gobierno de Singapur, con excepción de algunas religiones consideradas sectas, como los Testigos de Jehová o La Iglesia de la Unificación, permite el libre culto a sus ciudadanos, lo que fomenta que se asienten y se extiendan multitud de cleros y tradiciones religiosas diversas.

_

27. Durian

Durian4

¡Cómo no incluir uno de los santo y seña de este humilde blog! Y más ahora que estamos en plena temporada. Los Singapurenses los devoran con auténtica pasión y los occidentales se dividen entre aquellos que no pueden olerlo ni a 100 metros, y los que han sido vencidos por el efluvio de una de las frutas más extrañas y celebradas de toda Asia. En estos meses de verano decenas de puestos temporales se abren paso entre aceras, soportales y mercados, impregnando toda la ciudad con su aroma característico. De esta fruta y sus vicisitudes ya hemos hablado en una entrada anterior, baste decir que es de obligado cumplimiento probarlo al menos una vez en la vida. Luego ya podrás decidir si te enamoras como los locales o acabas arrugando la nariz cada vez que los divises a lo lejos.

_

28. Void decks

Zonas cubiertas en los espacios públicos comunales de los bloques de HDB. Se sitúan en la planta baja y fueron ideados para la realización de diversos eventos y celebraciones que necesitasen de espacios amplios a salvo de las inclemencias del tiempo (Void deck significa literalmente “espacio vacío cubierto”). Son un clásico del entramado urbanístico de Singapur. Lo más curioso para los que venimos de fuera es que son usadas principalmente por los malayos para celebrar bodas, y por los chinos para organizar velatorios (que pueden durar varios días) y despedir al finado. tristeza y gozo comparten pues, un mismo escenario. ¡Como la vida misma!

_

29. Lee Kuan Yew

(AFP PHOTO / MOHD FYROL)

Este año, a la celebración del SG50 se ha unido el reciente fallecimiento del político y antiguo jefe de gobierno durante 31 años Lee Kuan Yew, considerado el padre de la patria Singapurense y una de las figuras más influyentes de Asia en el siglo XX. Lee Kuan Yew y su partido político, el Partido de Acción del Pueblo (PAP), operaron una espectacular metamorfosis en esta isla, que pasó de ser una ex-colonia británica de futuro incierto y sin recursos naturales de ningún tipo, a uno de los principales motores del actual crecimiento económico en el sudeste asiático. Aunque muchos expertos y medios internacionales consideran que Lee Kuan Yew pecó de autoritarismo, primando el desarrollo y la estabilidad económica en detrimento de la democracia y la libertad individual de sus ciudadanos, los singapurenses son casi unánimes en su valoración: alaban su legado y reconocen su esfuerzo y sacrificio en pro del país. La admiración y cariño hacia esta figura pública trasciende más allá de sus logros políticos y económicos. No en vano de forma no oficial se le conocía como Ah Kong, abuelo en dialecto Hokkien, etnia china de la que descendía. Para muchos locales su muerte, unida a la celebración de los 50 años de existencia de la moderna Singapur, suponen un cambio de era y un nuevo capítulo de su historia, que marca el pistoletazo de salida hacia los retos sociales, ambientales y económicos que tendrá que afrontar este país en las próximas décadas.

_

30. Mustafa Centre

mustafa-centre

¿Centros comerciales en Singapur? A patadas ¿Pero que vendan desde Rolex a telas de Batik, pasando por souvenires de merliones con ojos inyectados en fuego, paelleras o azafrán de La Mancha? ¿Y que además abran 24 horas al día, los siete días de la semana, 365 días al año? La única respuesta posible es Mustafa Centre. Enclavado en pleno corazón de Little India, este templo atestado del mercadeo y su logo han alcanzado tal renombre que un “paseo por Mustafa” forma ya parte del recorrido típico de cualquier tour organizado o paseo con familia y amigos que se precie. ¿Quién en Singapur no ha deambulado con una bolsa del Mustafa, que amablemente cierran con una brida una vez has pagado, vaya a ser que te de por meter “algo” de última hora? Además, es un auténtico yacimiento de productos raros o escasos que difícilmente encontrarás en otros sitios. Nosotros somos adictos al supermercado: su rango de especias, legumbres o productos de panadería es imbatible. La nueva cueva de Alí Babá está en Singapur y se llama Mustafa.

_

31. Chope!

 

Llegas muerto de hambre al hawker centre de al lado de tu casa o trabajo. Está hasta la bandera, pero a lo lejos se ven mesas libres. Te apresuras a ocupar un asiento y de pronto, un paquete de pañuelos esmirriado encima de la mesa te frena en seco. ¿Qué ha pasado aquí? Pues que la mesa está Chope (en Singlish, reservada). Una práctica habitual en Singapur, reservar sitio en los puestos de comida al aire libre con un paquete de pañuelos, un paraguas, una botella de agua o un periódico, mientras vas a por la manduca. Está regla no escrita se respeta de forma escrupulosa, aunque por supuesto tiene sus detractores, que lo consideran una práctica ruda y maleducada (En algunos puestos de comida la cola puede llegar a ser de 20 minutos o más, tiempo suficiente para que una persona que ya tiene una bandeja pueda usar el asiento reservado).  Si amigos, puro y genuino kiasuismo singapurense!

_

32. Black and White houses

bwhouses

Las Black and White houses de Singapur son todo un referente en la arquitectura colonial tropical. Diseñadas para este tipo de clima húmedo y asfixiante, hacen buen uso de los recursos de los que disponían en ese momento. Se construyeron para alojar a funcionarios y militares de la administración colonial británica, principalmente durante dos periodos: los años 20 y después de la segunda guerra mundial (años 40-60), aunque la mayoría de las casas que se conservan hoy pertenecen a la segunda época.
La estructura y porches de las viviendas son de madera, la cual se pintaba de oscuro. Las paredes de ladrillo de la fachada de blanco, resultando un diseño bicolor característico. Los techos son altos y con pendiente, lo que permite la ventilación natural y una buena evacuación de la lluvia.  Un paseo por los barrios de estas casas te transporta a un Singapur de otra época, distinto del mas conocido de rascacielos, HDBs y centros comerciales, donde impera la tranquilidad y la naturaleza convive con la arquitectura fluidamente.

33. Fine city

El durian está prohibidisimo en lugares cerrados

Lo de las multas en Singapur es bastante paradójico. Quizá una de las señas de identidad más conocida para el turista o el que vive en el extranjero y que los Singapurenses explotan con fruición en camisetas y souvenires varios. Sin embargo, la realidad es que cuando vives aquí un tiempo te das cuenta que casi no conoces a nadie que haya sido multado por alguno de esos motivos que parecen salidos de una novela de George Orwell. Es como si la simple exhibición de la amenaza de multa fuese condición suficiente para que los locales (de naturaleza bastante obediente y poco amiga de cuestionarse la jerarquía y el poder), no cometieran la infracción. Así pues nos encontramos ante uno de los países desarrollados con más leyes restrictivas y multas al respecto, y en el que sus ciudadanos menos infracciones cometen. El ejemplo perfecto que los amigos de la “mano dura” y la represión suelen exponer en la eternas discusiones del tipo “el hombre es bueno por naturaleza solo necesita educación versus el hombre es un bicho malvado que sólo atiende al bolsillo y a la cachiporra”. Pues eso, pocas multas en la ciudad de las multas. Eso si, los carteles al respecto harían las delicias de cualquier aficionado a la señaletica urbana.

_

34. Kopi Bag

Esto si que se merece un premio al diseño innovador y no el iPhone. Tan sencillo como barato y efectivo. Una bolsa de plástico transparente con asas y una pajita para sorber el contenido, y ya puede uno disfrutar del kopi, te o zumo favorito para llevar. A primer vista parece endeble e incómoda, pero podemos asegurar que realiza su cometido a las mil maravillas. Y encima puedes colgarlo de cualquier sitio si necesitas atender al teléfono, atarte los zapatos o aplaudir al respetable. ¡¡¡Viva la kopi bag!!!

 

35. Marina Bay Sands

IMG_1846

El nuevo icono del hedonismo capitalista del Sudeste Asiático. Un complejo que incluye un hotel de tres bloques coronado por una piscina de borde infinito, restaurantes con vistas a la bahía que quitan el hipo, un centro comercial gigantesco (canal con góndolas para hacer la turistada incluido), jardines, teatro y centro de convenciones, un museo y por supuesto el casino, la joya de la corona y la razón de ser de todo el proyecto. Construido en 2010, se dice que sólo con el casino, que supone el 80% de las ganancias totales del complejo, los propietarios han rentabilizado lo invertido en menos de 5 años, cuando lo normal para este tipo de construcciones de lujo es alrededor de los 15. Así que ya os podéis imaginar el volumen de negocio del que estamos hablando. Y eso que es el casino más caro construido hasta la fecha. Hasta el gobierno de Singapur decidió cambiar sus leyes de juego para poder acomodar las necesidades de los propietarios (que por cierto son los mismos que lideraban el proyecto de construcción del Euro vegas en Madrid hace unos años). Todo sea por la pasta. Sea como fuere, el edificio impresiona, y no hay nada mejor para dejar boquiabiertos a los amigos y familiares que vengan a visitarte que una copita al anochecer en el bar-terraza de la planta 57, con el skyline Singapurense de fondo, que parece emergido de una película de ciencia ficción distópica.

_

36. Shiok!

Otra muestra más de la lengua criolla Singapurense. Shiok proviene del Punjabi, un idioma del norte de la India, y se usa para expresar y compartir satisfacción por algo. Se puede traducir como fantástico, genial o nuestro más castizo “cojonudo”. Otra palabra clásica de Singlish que no conviene olvidar.

37. Ah Meng

Fuente: WikipediaCommons

Ah Meng, en 2007.

Singapur también ha tenido su Copito de Nieve Barcelonés. En 1971 llegaba al Zoo de Singapur Ah Meng, una orangután hembra que había sido mantenida como mascota ilegal en Indonesia hasta esa fecha. Al haber sido criada entre humanos, interaccionaba de una manera más cercana con los visitantes y pronto llegaría a ser toda una estrella. Ah Meng ha sido utilizada como reclamo del turismo en Singapur durante años, lo que no deja de ser un uso mercantilista de una especie tan cercana a nosotros. Pero también hay que decir que como muchos defensores de la naturaleza de Singapur afirman “Ah Meng ha hecho más por la conservación de su especie y la de los bosques lluviosos tropicales que todos nosotros juntos”. Murió en 2008 y tuvo un funeral al que asistieron más de 4000 personas. Dejó 5 hijos y 6 nietos, que todavía pueden verse corretear por las instalaciones del Zoo de Singapur

_

38. Karung guni

Fuente: www2.tnp.sg

Fuente: www2.tnp.sg

Para muchos expatriados de condominios o casas en urbanizaciones de lujo la denominación de Karung guni (saco en malayo), les puede resultar del todo desconocida. Pero si hacen vida o frecuentan los barrios más populares de la ciudad, habrán oído alguna vez el sonido de una bocina que de forma lacónica va anunciando la llegada de este personaje a lo largo de los pasillos y entreplantas de los bloques de HDB. Son los traperos de Singapur, que de puerta en puerta, van recogiendo cartones, papeles y todo tipo de objetos de segunda de mano que sus dueños desecharon. Este personaje es muy querido por los locales y su figura se identifica con el símbolo del trabajo duro y sacrificado que las viejas generaciones realizaron para levantar el país. Icono por cierto con fecha de caducidad, puesto que debido a la competencia que surge de los servicios de reciclaje del gobierno y de las asociaciones caritativas que se dedican a recoger enseres de segunda mano, el Karung guni tiene sus días contados.

_

39. Western food

western

Delicias del Oeste. Supuestamente lo que comemos todos los occidentales. Una prueba irrefutable de que la justicia cósmica existe: décadas ninguneando la gastronomía Asiática en América y Europa, haciendo pasar por comida casera los rollitos de primavera congelados, el arroz tres delicias y la ternera en salsa de ostras, no podían quedar impunes. Y los singapurenses se han tomado su venganza. Chuletas de cerdo empanadas, filetes de pollo en salsas de dudoso origen, y por supuesto, las sempiternas baked beans (judías estofadas a la inglesa), que han pasado de ser el desayuno ideal para un hooligan resacoso o una familia huyendo del apocalipsis zombie, a LA GUARNICIÓN por excelencia que todo plato occidental que se precie debe llevar (eso y coleslaw prefabricada, gracias América por ese pastiche que se hace llamar ensalada). Aunque a veces hay alguno que se salva por la calidad de sus ingredientes, en general son puestos de hawker que prácticamente ningún occidental visita. ¿Has visto alguna vez un chino comiendo en un restaurante chino de España? Pues eso. Aun así lo singapurenses lo adoran y no podía caerse de la lista.

_

40. Blur Sotong

Photo: Xabryna Kek

Expresión de Singlish que literalmente significa estar confundido como un calamar (Sotong=calamar en malayo, Blur=confuso, desenfocado en inglés). él empanado, el que está en Babia o en la parra singapurense. La metáfora es buena, puesto que los calamares suelen soltar una nube de tinta cuando son molestados,  que confunde y aturde a los posibles depredadores.

 

41. Bukit Timah

cumbre mas alta de singapur

La única zona de Singapur que jamás ha sido talada. Conserva el bosque primario original de dipterocarpáceas, unos árboles gigantescos cuyo dosel se alza inhiesto en medio de la selva y que por si solo constituyen un ecosistema más rico que el conjunto de los hábitats terrestres de Gran Bretaña. Dos reservas adyacentes, Dairy Farm y Hindhede Park, complementan la oferta. Debido a que hemos vivido a lado de esta reserva casi un año, la conocemos como la palma de la mano. Por motivos naturales y estéticos y por supuesto porque la mayoría de Singapurenses adoran esta colina, se merece estar en la lista indiscutiblemente. Para saber más de este monumento natural, podeis acceder al post que escribimos hace unos meses al respecto.

 

42. Ice Kacang

Ice Kacang-718216

 

Aficionados como son los singapurenses a los postres dulzones de colorinchis, este buffet psicodélico todo-en-uno no podía faltar; Y eso que no somos demasiado fanáticos de esta mezcla. Parece que originariamente estaba compuesto de hielo, azúcar y judías Azuki, pero con el tiempo se han sumado a la fiesta otros elementos como siropes de todos los tonos del arco iris, maíz, leche condensada y de coco, áloe vera, helado y trozos de fruta. Para muchos habitantes de esta esquina del mundo, el aspecto es casi tan importante como el color, y el ice Kacang no viene sino a ejemplificar esta preferencia magistralmente. ¡Que tu páncreas y corneas te sean leves!

_

43. Lah

keep-calm-and-speak-singlish-lah

Una de las dos palabras de Singlish que aparecen en el diccionario Oxford. Una interjección que es pura magia, ideal para casi cualquier situación. Formalmente se define como “una partícula que se pronuncia con diferentes estilos y tonos para transmitir y reforzar el estado de ánimo y la actitud del hablante hacia lo que está diciendo”. Así por ejemplo en “Come with us, lah” se enfatiza la persuasión del hablante, “Wrong, lah” o “I don’t have lah” indican molestia o cansancio hacía el oyente. En “Drink lah!” se resalta el enorme deseo del hablante hacia la acción que pide realizar al oyente. Lah suele usarse también al final de cada palabra de una lista para enfatizar cada uno de los ítems de ésta, y también como partícula suavizadora en frases que pueden sonar descorteses o bruscas (desde un simple “no lah!” o “can lah” a otras más complejas del tipo “no more work to do, we go home lah!”). Como señalamos al principio, todo dependerá del contexto en el que se desarrolla la conversación y de la entonación y estado anímico del hablante: Let’s move forward to the next point, lah!

_

44. Carrot Cake

DSC04108

Nada mejor que un buen trozo de Carrot Cake para acompañar una cerveza helada. El nombre de este plato (pastel de zanahoria), encierra en si mismo dos mentiras, puesto que ni es un pastel, ni está hecho de zanahoria. Quizás “tortilla a la Singapurense” le siente mejor como definición. Se trata de una masa de harina de arroz y rábano Daikon picado cocida al vapor, que se fríe posteriormente mezclada con huevos y diversas especias. El plato original proviene del sur de China y sólo incluía el pastel de arroz al vapor. Posteriormente se le añadieron el rábano picado, el cuajado con huevo y el paso por la sartén. Existen dos versiones, una blanca (White Carrot Cake) y otra negra, más dulzona (Black Carrot Cake) a la que se le añade un tipo de salsa muy popular en el sudeste asiático, hecha de melaza y salsa de soja. Un plato de origen y concepción humilde pero delicioso y enormemente popular.

_

45. EZ-Link

Entrada al MRT

La tarjeta magnética recargable para moverte por el transporte público de toda la ciudad. Funciona desde el año 2001 y además también permite realizar pequeñas compras en algunos establecimientos y campus universitarios. Del transporte y el sistema de pago que se utiliza en Singapur ya hemos hablado en este post, baste decir que a nosotros nos encanta por su comodidad y equidad (pagas por la distancia exacta que recorres, ni más ni menos).

 

46. Kopitiam

Ya hemos hablado de las bebidas cafeinadas y de los ingeniosos recipientes para transportarlas. Pero no podemos terminar esta lista sin citar los kopitiam (kopi= café en malayo, tiam = tienda en Hokkien): jubilados ociosos en camiseta imperio, jóvenes tatuados con peinados de tintes imposibles, trabajadores con polos llenos de grasa y polvo hasta las cejas. Vecinos de toda la vida descansando juntos, después de un duro día de trabajo. En un kopitiam no pueden faltar (además de sus parroquianos), una tele de pantalla plana donde ver partidos de fútbol y culebrones malayos o chinos, latas de fruta en conserva vacías a modo de ceniceros en la zona de fumadores, cubiteras de hielo a rebosar para enfriar bebidas y sillas de plástico con solera, cuarteadas por el sol y el uso cotidiano. Mientras más de estos elementos contenga, mejor será el café que sirvan y más fría la cerveza. Todo un emblema de Singapur, las cafeterías de barrio.

_

47. Salsa de Chile

Chile por doquier, gambones a la plancha incluidos.

La gastronomía de Singapur no se entiende sin el chile en todas sus variantes. Frutos grandes rojos más suaves o pequeños que arden como el infierno y producen salsas densas o ligeras, con dejes dulzones y cítricos. Es tal la adoración, que un singapurense puede ir a la otra punta de la isla para tomar un Nasi Lemak (arroz hervido en leche de coco y acompañado de diversas guarniciones) sólo porque le hayan dicho que el chile que acompaña al plato es realmente shiok. También es una buena medida para conocer la veteranía de un occidental: la cantidad de chile que le eche a su plato será directamente proporcional al número de años que lleve viviendo aquí. Al principio lo miras con recelo, luego no puedes vivir sin ella. ¿Será verdad eso que dicen que el picante es adictivo?

_

48. Anuncios de campañas del gobierno

Los disturbios solo conducen a la cárcel y a que te peguen unos buenos bastonazos. Así se las gastan por estos lares

Herederos de la cultura propagandística de la Asia socialista, el gobierno apuesta fuerte por la publicidad, y lanza campañas de la más diversa índole cada vez que tienen ocasión. Desde un llamamiento al civismo en los medios de transporte público, pasando por carteles sobre prevención y salud pública, llamamientos para unirse al ejército y defender tu patria de los malotes, fomento de la natalidad, campañas contra las apuestas y el juego o recordatorios de lo que te espera si incumples la ley (véase arriba). Con un estilo directo y bastante humorístico (muchas veces sin pretenderlo), nada escapa a la mirada escrutadora del estado.

 

 

49. Worker quarters

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

Los singapurenses a veces tienden a ensalzar excesivamente el papel que ellos mismos han cumplido en el desarrollo económico y social de Singapur, mientras ocultan los beneficios traídos del exterior. Que Singapur es lo que es, en gran parte por el valor y esfuerzo de sus ciudadanos, eso nadie lo discute. Pero sin el capital humano y económico venido de fuera difícilmente podríamos resolver la ecuación que permite entender a esta ciudad en pleno siglo XXI. Multitud de trabajos que los locales desdeñan por ser muy duros o estar mal pagados son realizados por emigrantes venidos de los cuatro puntos cardinales de Asia. Países o regiones en vías de desarrollo donde esta ciudad se abastece de mano de obra barata. El sector de la construcción sin ir más lejos, sería una quimera sin la labor de estos obreros (conocidos comúnmente como workers) que echan horas a destajo en turnos interminables y casi ni conocen la ciudad donde viven en los 2 o 3 años que pasan por aquí. Vienen, trabajan, se les paga y se van. Un trato que los singapurenses consideran justo. Mucho mejor desde luego que el de países cercanos como Tailandia, Indonesia o China, pero que dista bastante de ser el ideal. Se hacinan en barracones, muchas veces en la misma obra, sin aire acondicionado y en condiciones que no desearíamos para nosotros mismos. Muchos de ellos se arruinan en los casinos o al tener que pagar facturas de hospital astronómicas. Año tras año, cientos de miles de hombre dejan a su mujer, hijos y familia para intentar labrarse un futuro lejos de su hogar, donde no son nadie, y poca gente los conoce y defiende. Por eso a veces sorprende y entristece ver actitudes xenófobas o despectivas hacia este colectivo que aparecen de tanto en tanto en medios de comunicación y redes sociales de Singapur. Tal y como señala Alex Au, un disidente político bastante critico con la política migratoria de trabajadores extranjeros en Singapur, “El problema en este país es que al centrarse exclusivamente en los beneficios económicos vemos a los seres humanos como mercancías: gente que podemos usar y tratar como si fueran desechables”.

 

50. Maids

T1125iloilo_feat3_3

Fotograma de la película Ilo-Ilo (2013) de Anthony Chen, donde muestra a la familia singapurense protagonista con su asistenta filipina (maid) a la derecha

La otra cara de la moneda. Si la construcción la componen mayoritariamente hombre adultos jóvenes venidos de India, China, Bangladesh o Vietnam, la carga de cuidadoras del hogar y de las personas dependientes les toca a este colectivo, que proviene de mujeres adultas jóvenes sin hijos que acuden en masa desde las provincias del sur de Filipinas, y en menor medida, de Myanmar o Indonesia. Desde que muchos regímenes neoliberales asumieron que los cuidados a enfermos, ancianos o niños son una carga económica que no estaban dispuestos a soportar, este tipo de trabajos han surgido como setas. La mujer singapurense es ahora más libre, se ha emancipado e incorporado al mundo laboral, pero a costa de someter a sus compañeras menos favorecidas. Sueldos irrisorios, horarios eternos, la dificultad o imposibilidad para esas mujeres de formar una familia, o el control y vejaciones que muchos ejercen sobre sus empleadas son temas espinosos que difícilmente salen a la palestra. Las trabajadoras y cuidadoras inmigrantes forman parte de la historia de este país, aunque muchos sigan negando su importancia y trascendencia. Afortunadamente parece que las cosas empiezan a cambiar. La película del director Singapurense Anthony Chen, Ilo-Ilo , que ganó la Camera d’Or en el festival de Cannes en 2013, trata el tema de las relaciones entre Singapurenses y maids muy de cerca, y es una prueba de que al menos las generaciones más jóvenes empiezan a entender y preocuparse por ese asunto. Es para nosotros un honor rubricar el final de esta lista con estas mujeres. No hay imagen más refrescante y simbólica de Singapur que los picnics y barbacoas que organizan todos los domingos en los parques y jardines de la ciudad. Riendo, bromeando sin parar; Llenando de ruido una ciudad que a veces peca de ser demasiado seria. Tratando de flirtear con algunos acompañantes masculinos que adivínenlo, muchas veces forman parte del colectivo de trabajadores de la construcción. Filipinas e Indios, Hombres Vietnamitas y gráciles mujeres Birmanas. Buscando calor, cariño y atención. Buscando su propia identidad en un mundo que los rechaza y oculta.

Como decíamos al principio de esta ya extensa y por fin finalizada revisión: Por mucho que algunos se empeñen, todos los humanos de este planeta somos jodidamente similares unos a otros.

Nuestros mejores deseos a este país en su 50 aniversario y sobre todo a sus habitantes, hayan nacido en esta isla o no.

Texto: Miguel A. Calero

Fotografías: Miguel A. Calero y Lucía Manresa

 

 

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “50 símbolos de Singapur. Parte II

  1. Buenísima y exhaustiva descripción de Singapur, muy bien escrita. Me habéis descubierto cosas que desconocía del país donde vivo. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s