Guía del flamenquín galáctico: como salir de Singapur sin morir en el intento

¡Hola de nuevo familia cosmonaútica!

Después de un tiempo sin actualizar el blog (vacaciones, trabajo y proyectos varios nos han tenido bastante entretenidos) volvemos con ganas de contar cosas. Tenemos unas cuantas crónicas y anécdotas pendientes de ser plasmadas en la pantalla de vuestros dispositivos, así que esperamos ir soltando lastre poco a poco.

Ordenando algunas fotos de viajes pasados, hemos caído en la cuenta que sería muy interesante hacer una entrada sobre como salir de esta isla-ciudad-estado. Si hacemos casos a la estructura de muchos filmes Hollywoodianos y a las novelas policíacas de esas que se venden al peso, es altamente recomendable conocer las salidas más cercanas cuando uno se encuentra en espacios relativamente aislados, nunca se sabe por donde va a saltar la liebre. Para los que nos leen allende estas minúsculas pero bien delimitadas fronteras también puede ser una información muy útil: a lo mejor nos visitan y a los cuatro días deciden salir corriendo por patas, espeluznados antes nuestra saturante e incontrolable verborrea de emigrante enmorriñado. Así que nada, aunque lancemos piedras sobre nuestros propios tejados, compartiremos está valiosa información como si fuera el mapa del tesoro de una idílica y lejana isla o el plano secretísimo del sistema de alcantarillado de Alcatraz.

detencion-lute-1973_fuente_abcdesevilladotes

Hola amiguitos, aquí el Lute y mis colegas de la benemérita os vamos a enseñar los trucos de prestidigitador necesarios para esfumarse de Singapur sin dejar rastro. Fuente: abcdesevilla.es

Básicamente, y hasta que la inventiva del hombre nos dio ingenieros para hacer puentes y aviones, de cualquier isla que se precie se podía salir de una sola forma: nadando o en cualquier tipo de objeto que se mantuviera a flote lo suficiente para llegar al destino deseado sin que un tiburón o un cardumen de barracudas te utilizara para acompañar su té de las cinco.

Esto me recuerda a una chorrada en la que estaba pensando el otro día: si los ingleses, a los productos que vienen del mar que no sean peces los etiquetan así en genérico como “Seafood” y nosotros los “Spaniards” tenemos un término parecido como es “Mar-isco”, ¿como llamaría un tiburón a la comida que viene de la superficie terrestre? (jóvenes y apuestos instructores de buceo, ruedas de camión o mafiosos incrustados en su propio bloque de cemento, cosas así.) ¿Delicias terráqueas? Terruños? Huesos de santo? Soilfood?. Otro día también podemos discutir sobre mi teoría acerca de que el gran sabor y ternura de la carne australiana es el principal factor que podría explicar el elevado ataque de tiburones en esa zona del globo comparada con el resto de regiones de la Tierra. Pero ahora a lo que vamos, que me disperso.

Vía marítima_

IMG_1348

Embarcaciones tradicionales de Lombok, Indonesia

 

Siguiendo con la línea errática que tengo por pensamiento, los barcos, como hemos dicho, han sido los principales medios de transporte para moverse de isla a isla hasta hace poco. Y en muchos casos continúan siéndolo. Singapur, a pesar de poseer un puerto gigantesco y el primero en volumen de carga del mundo, no tiene muchas conexiones marítimas regulares con otros países. Las más conocidas de todas son los ferrys que parten de Harbourfront, al sur, con destino a Indonesia; Principalmente a dos islas cercanas a las que se llega en una travesía de entre 40 minutos y una hora y media: Bintan y Batam. Bintan y Batam, como Pili y Mili, son dos islas gemelas pertenecientes al archipiélago de Riau, que han ido creciendo industrial y economicamente al rebufo de Singapur, y a día de hoy son consideradas junto con ésta última y Johor Bahru en Malasia, como parte integrante del denominado “Growth Triangle”, un concepto comercial muy singular, si tenemos en cuenta que se trata de un área económica de un relativo y reducido espacio que se comparte entre tres países distintos: Malasia, Singapur e Indonesia.

Desde estas islas uno puede coger varios ferries hacia Sumatra, Java o Borneo. Existen también trayectos que parten de la zona noroeste de Singapur hacia algunos destinos de la costa de Malasia cercana a Johor Bahru (a partir de aquí la llamaremos por comodidad JB, como hacen los locales), pero no merece la pena a no ser que vayais especificamente a esos sitios. Para pasar de Singapur a Malasia existen alternativas más recomendables que os detallamos a continuación.

Aviso para navegantes: Los ferries en Indonesia dan para unas cuantas entradas. Son el medio de transporte más común para moverse entre islas y hay cientos de destinos diferentes, pero conviene tener paciencia y un poco de precaución. Los horarios pueden ser bastante caóticos, de hecho la irregularidad es directamente proporcional a la frecuencia de éstos, así que un ferry entre Java y Bali, con una alta frecuencia y afluencia de pasajeros, seguramente sea muy puntual y cumpla sus horarios. Un ferry entre una isla perdida de las Molucas y Papúa, con una frecuencia de uno a la semana posiblemente saldrá cuando le salga de las pelotas al capitán, que normalmente suele coincidir con el momento en que el barco esté lleno hasta reventar.

Los foros y blogs de internet están trufados de historias tremebundas de viajeros que sufrieron en silencio suciedad, malos olores y algún que otro animalejo polizonte. Pero no “asustarsus”: viajar en ferry por Indonesia es un placer para los sentidos; Es la manera mas barata de moverse entre islas, supone mezclarse y disfrutar de la cultura local y es la única oportunidad de conocer sitios que de otra manera serían casi imposibles de alcanzar. Se han dado algunos casos de naufragios en los últimos años; Muchos ferries son antiguos y aunque los trayectos sean cortos Indonesia está en la confluencia de dos océanos, lo que hace que las corrientes y tormentas puedan ser frecuentes en ciertas épocas del año. Desde muchos foros se recomienda que una vez hayamos subido al ferry, tengamos controlado el lugar donde se guardan los chalecos salvavidas y cual es el camino más sencillo y directo hacia las balsas de salvamento. Muchos habréis visto Titanic y ya sabéis que en el caso improbable de naufragio, la gente en ese momento no va a estar para daros muchas explicaciones.

IMG_1311

Nada mejor que un ferry indonesio para echar un ratito agradable conversando (si tu nivel de Bahasa Indonesia es mínimo) o simplemente pasar el rato intentando hacerte entender.

Vía terrestre_

Singapur está comunicada con la península malaya a través de dos puentes. El más antiguo, terminado en 1923, es el puente Johor-Singapur que comunica el norte de la Isla (Woodlands) con JB en Malasia. El otro puente, más largo y de reciente creación (1998), y que ha sido llamado en un alarde de imaginación sin precedentes “Second link”, une el sudoeste de la isla con la Malasia peninsular. Tened en cuenta a la hora de planificar vuestro viaje que ambos puentes cruzan la frontera entre Malasia y Singapur, lo que significa que hay control de aduanas con el consiguiente tiempo de espera extra, que en algunos casos particulares puede llegar a ser desesperante. No es broma. Calculad que en un día de paso normal, pueden pasar unos 60.000 vehículos por el puente Singapur-JB. Así que haceros una idea de lo que puede ocurrir en momentos de gran afluencia de viajeros.

Singapore_Map

En este mapa pueden verse bien los dos accesos a Singapur por tierra. Al Norte el paso de Woodlands hacia JB. Al Suroeste el TUAS second link. Fuente: Wikipedia commons

Hay distintas formas de cruzar los puentes, con sus ventajas e inconvenientes, que os presentamos a continuación.

Vehículo propio o de alquiler: Ambos puentes pueden ser atravesados de esta manera. Supone pagar un peaje que ronda los 1.20 SGD en el caso del puente de Woodlands y unos 3.20 SGD para el Second link.

VENTAJAS: una forma cómoda de hacerlo si entra dentro de tu presupuesto y tienes especial interés en salir conduciendo de Singapur. Si vas a cruzar en vehículo propio o de alquiler durante fechas vacacionales es altamente recomendable que uses el second link, aunque sea un poco más caro te ahorraras tiempo y ganas de matar. Aunque es muy probable que no te salves de los embotellamientos vayas por donde vayas. Avisado quedas.

INCONVENIENTES: los coches en Singapur son muy caros, tanto si los compras como si los alquilas. Teniendo en cuenta lo bien que funcionan los transportes púbicos quizá no merece la pena el precio que vas a pagar por darte un gustazo así. Si realmente estás interesado en alquilar un coche puedes cruzar en transporte público hasta JB, y alquilar el coche allí, ya que te va a salir bastante más barato. Si se te ocurre la genial idea de cruzar el puente de Woodlands en hora punta y/o periodos vacacionales puedes quedarte atascado esperando a pasar durante más de tres horas, como nos pasó a nosotros estas navidades volviendo de Malacca con la familia. El gobierno singapuriano, que para estas cosas son de una eficiencia que asusta, ha creado una cuenta de Twitter desde donde puedes seguir casi instantaneamente el flujo de tráfico por toda la ciudad, con especial atención a puntos conflictivos como el paso de Woodlands.

IMG_1430

Familia aventurera donde las haya, camino de Malacca parando a tomar un refrigerio después de estar una hora y media para cruzar en el paso “second link”. Ni nos imaginábamos que a la vuelta por Woodlands sería el doble de tiempo el que estaríamos parados esperando. Pa habernos matao.

Transporte público: Buses y taxis

VENTAJAS: la más barata con diferencia. Hay multitud de compañias operando, la mayoría parten de Queen Street en el centro de Singapur destino JB y alrededores, con varios precios y horarios, pero todos en general, muy asequibles. La opción más barata de todas (atención mochileros y amigos del puño cerrao) es coger el bus municipal 170 que parte de Queen Street y va haciendo paradas durante todo el recorrido hasta que termina en la estación de buses Larkin de JB por alrededor de 2.50 SGD. Y lo mismo a la vuelta. Es la opción elegida por mucha gente que va a pasar el dia a JB o hace el trayecto de forma frecuente. Otra opción muy popular es optar por coger la linea roja de MRT y bajarse en Kranji Station o Woodlands Station, desde donde puedes coger un bus local que te lleve a JB. Todo dependerá del punto de partida que elijas estando en Singapur. Para nosotros por ejemplo, que vivimos en el centro-oeste de la isla, la mejor opción sin duda es el 170 que para justo al lado de nuestra casa. También hay buses locales que pasan por el “second link”, como los de esta compañía (concretamente la línea CW3), pero no merece la pena a no ser que vayas a destinos específicos de esa zona de Malasia. Suponemos que muchos buses de larga distancia que van a Kuala Lumpur o Malacca usan esta opción para ahorrar tiempo, pero desconocemos cuales de ellos lo hacen. Otra gran ventaja de los buses es que prácticamente no tienes que esperar cola en el puente ni en la aduana, puesto que hay un carril exclusivo para el transporte público. Vas a tener que bajarte en la frontera, sellar tu pasaporte, y esperar a que llegue el siguiente autobús para cruzar el puente, pero la frecuencia del 170 es bastante alta (entre 7-15 minutos según la hora), así que don’t worry.

IMG_7097

Transporte público en Singapur: bueno, bonito y barato.

La opción taxi, aunque mas cara, también es factible y funciona igual de bien que el bus. Deberás usar aquellos taxis que tienen un permiso especial para cruzar la frontera, en ésta página puedes informarte acerca de esta forma de viajar. Como curiosidad destacar que Singapur es uno de los pocos países del mundo donde puedes salir de éste en taxi; ala, como todo un señor! Así que para los coleccionistas de experiencias únicas puede ser una oportunidad nada desdeñable.

INCONVENIENTES: realmente, si no llevas prisa y no tienes un destino fijo es la mejor opción de todas. Incluso si tienes prisa (ya sea por que te has puesto de parto o porque tienes que coger un avión al otro lado de la frontera), el taxi te ofrece las mismas ventajas que un vehículo de alquiler, con el añadido de que van por el carril de vehículos públicos, ahorrándote así un tiempo precioso de espera.

Transporte público: Tren

193

Vista nocturna de la estación de Woodlands en Singapur

Pues si, también hay una vía de tren que cruza por el paso de Woodlands. Realmente es lo único que queda de la antigua vía que unía Singapur con la península malaya desde la época del colonialismo británico y que ha sido progresivamente reducida (hay quien dice que por motivos económicos, otros que por conflictos diplomáticos entre Singapur y Malasia, y otros que por motivos militares, para evitar y rechazar un hipotético ataque externo en caso de guerra). La estación de Woodlands está gestionada por la compañía ferroviaría malaya (KTM) y es el punto de partida (o el punto de llegada según se mire) de las líneas JB-Kuala Lumpur-Butterworth, que recorre la costa este de Malasia, y de la JB-Kota Bharu, que hace lo mismo por el centro de la península hasta llegar a Kota Bharu, en el extremo noreste.

railway_map

Mapa con las actuales líneas ferroviarias malayas en funcionamiento

VENTAJAS: sin ser tan barato como el bus, sigue siendo muy económica y es una manera más que interesante de moverse por Malasia. Un billete Woodlands – Kuala Lumpur sale por unos 13 SGD. Si tu destino es alguna de las ciudades malayas que conectan con JB, y eres de los que te apasiona la idiosincrasia genuina e irrepetible de viajar a lomos de un caballo de acero, esta debe ser la opción elegida. Los trenes malayos recorren paisajes muy variados (dependiendo de a donde te dirijas), algunos de ellos, como el llamado “tren de la jungla”, cruzan por medio de la espectacular selva tropical que subsiste todavía en el centro de la península. En muchos casos puedes elegir un tren nocturno con coche cama a un precio más que atractivo, con lo que puedes salir a las ocho de la tarde de Singapur, dormir en el tren y levantarte por la mañana en Kuala Lumpur, descansado y vigoroso para patearte la ciudad a tu gusto. Como ocurre con los ferries indonesios, es la mejor manera de mezclarte con la gente local y compartir su vida y costumbres, aunque sea en los escasos y mágicos momentos que solo el tren sabe proporcionarte. Los billetes se pueden comprar por teléfono, por correo electrónico (debes hacerlo con más de una semana de antelación) o a través de su propia página web. Esta última opción no la recomendamos, o al menos no para hacerlo a última hora, porque la página web de la compañía malaya de trenes parece haber sido diseñada por un mono loco puesto de LSD o un programador con mucha mala leche: es bastante caótica, totalmente contraintuitiva y falla más que una escopetilla de feria.

INCONVENIENTES: Es una opción lenta, puesto que el tren es bastante antiguo y para en todas las estaciones que se va encontrando; o sea, que descartada para quien tenga prisa o poco tiempo. El trayecto que va de Singapur a JB realmente dura menos que un suspiro, pero como decíamos anteriormente, a no ser que seas un loco de los trenes, si sólo vas a cruzar hasta JB es mucho más recomendable usar el bus. Una cosa muy importante a tener en cuenta es que a la hora de comprar un billete en la estación de Woodlands te van a cobrar el precio del trayecto en dolares de Singapur, pero al mismo precio que si fuera en Ringitts malayos. O sea que si el trayecto Singapur – Kuala Lumpur cuesta 30 Ringitts, a ti te van a cobrar 30 dólares de Singapur. Si tenemos en cuenta que un dólar de Singapur son alrededor de 2.5 Ringitts, ya podeis echar las cuentas de la cantidad de dinero que os van a estafar. Este engaño “institucionalizado” también os lo vais a encontrar a la entrada a los peajes de las autopistas malayas cuando salgais de los puentes de acceso a Singapur, así que, o bien lleváis cambio en Ringitts, o preparaos para la mordida.

Como la red es el neorepositiorio de la sabiduría y astucia popular, ya han aparecido multitud de trucos para sortear la tangada. En esta página web podéis ver las maneras de hacerlo (aprovecho para recomendarla a cualquier amante del ferrocarril y/o viajero, difícilmente vas a encontrar una página más completa sobre trayectos internacionales, recomendaciones, consejos y actualizaciones periódicas como ésta).

Básicamente las opciones son dos: (i) o bien compráis un billete en Woodlands en SGD (solo serán un par de dólares) hasta la siguiente parada en JB, y una vez allí compráis el billete hasta vuestro destino final en Ringitss o si no, (ii) podéis comprarlo por correo o teléfono (os cobraran en la tarjeta de crédito al cambio de vuestra moneda en Ringitts).

Cochecito de San Fernando, un ratico a pie y otro andando

IMG_8535

Si no puedes utilizar las opciones arriba expuestas, siempre puedas optar por medios de transporte menos convencionales, o irte andando…

Rebuscando por la red, es difícil saber si realmente está permitido cruzar a pie por alguno de los dos puentes. No es una idea tan descabellada, tened en cuenta que el puente de Woodlands tan sólo tiene 1 km de longitud. Desde el “Second Link” parece que está descartado, además que por su situación y aislamiento con respecto a núcleos de población cercanos en Malasia no tiene demasiado sentido. Por el puente norte parece que es posible, aunque no podemos confirmarlo de momento. Lo que si podemos asegurar es que cuando hemos pasado por allí, sea en tren o vehículo de cuatro ruedas, hemos visto gente andando cruzando de un lado al otro. Si alguien que lea esto lo ha hecho alguna vez o nos puede informar al respecto, estaremos encantados de compartir su información por aquí.

Nos queda el avión, pero la verdad es que como el aeropuerto internacional de Changi, unos de los mas modernos y más premiados del mundo, da para toda un entrada, lo dejamos para futuras publicaciones. Baste decir que Changi tiene conexiones con alrededor de 250 destinos diferentes en más de 60 países. Ahí es na.

En fin chicuelos, esperemos que toda esta información os sea útil si alguna vez os da por pasaros por aquí. Viajar es un gran proyecto íntimo y personal que requiere de la colaboración desinteresada de un gran colectivo, muchas veces anónimo, para que se convierta en una experiencia única. Así que ya sabéis donde tenéis un par de Ciccerones particulares esperándoos para todo aquello que vuesas mercedes requieran.

un gran abrazo y saludos Flamencos!

Miguel y Lu

Anuncios

Una respuesta a “Guía del flamenquín galáctico: como salir de Singapur sin morir en el intento

  1. Hola chicos! Soy Miren (nos conocimos en la isla koh totang en Camboya). Me encanta vuestro blog! Es entretenidísimo leeros además de realmente útil! ! A lo mejor en un mes aprox estaré por Singapur, así que he pensado que sería fantástico pasar un ratito en la agradable compañía de los flamenquines. Qué me decís? Os hace un reencuentro y un pequeño ‘tour’ turistico? 🙂

    Un besito y enhorabuena por el blog! Es fantástico!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s